jueves, 30 de julio de 2015

Shira's Rescue



Portada by Shirokawa Izumi

  

Crees posible enamorarse en dos días tal vez no necesites tiempo para amar a alguien solo una conexión lo bastante fuerte como para uniros, pero ¿qué piensas tu?

(Shira  Pov. On)

Hola soy Shira acabo de despertar todo esta oscuro me encuentro tumbada en el suelo duro y frió, entonces decido levantarme, abro los ojos tratando de ver pero esta demasiado oscuro, entonces se escucha un sonido metálico una puerta se abre y la habitación se ilumina me encuentro rodeada por maquinas de arcade, una voz suena cansada en la entrada mientras su figura se contornear a contraluz, bruscamente me giro y me escondo detrás de mi maquina de arcade donde pone con grandes letras rojas "Shira's rescue". 



Shira- *Así que este es mi mundo, nunca antes lo había visto por fuera.*

No se como he salido pero nunca antes había visto el universo en que se encuentran los otros mundos en sus respectivas consolas, sigo escondida detrás de la maquina pero ahora todas las luces están encendidas y  mucha gente extraña se encuentra ablando animadamente frente a las maquinas de recreativo, sigo en mi escondite mirando la puerta por la que entro toda la luz que hay en la sala,

Shira- *tal vez si cruzo la puerta consiga llegar al siguiente nivel de este mundo*

Convencida me levanto de mi escondite pero no es fácil y tropiezo con uno de los extraños seres que habitan este nivel. 

Ahito-¿Te encuentras bien? 

Yo me cubro con mis brazos para protegerme pero el no resulta ser peligroso. 

Ahito- Vaya, eres idéntica a la princesa Shira. 

Shira- (Le miro desconcertada) Yo soy Shira.

Ahito- He he, eres muy graciosa. 

Shira- Oye tu sabes que hay en el siguiente nivel detrás de esa puerta (Señalando la salida de los recreativos).

Ahito- (Siguiéndole el juego como si de una broma se tratara) He he, si claro es un nivel muy peligroso princesa debéis tener mucho cuidado.

Shira- (Totalmente convencida de lo que el le ha dicho) Ya veo, entonces si no os importa podrías guiarme en vuestro mundo.

Ahito- He he *que linda es* claro milady (la toma de la mano y la acompaña asta la salida) 

Ahora me encuentro en un nivel totalmente diferente al anterior,  el escenario esta bien iluminado y distintos seres similares al chico que me acompaña, andan de un lado para otro mientras por el medio del camino pasan a toda velocidad unos animales  enormes con unas extrañas armaduras (coches).

Shira- (Mirando todo a su alrededor) Y ¿qué tengo que hacer para llegar al siguiente nivel?

Ahito- "Nivel" *a que se refiere con eso, querrá decir una cita o algo*

Shira- (Sonriéndole) Sí, tu me dijiste que me ayudarías, ¿recuerdas? (Jugando con un mechón de el pelo de el). 

Ahito- (Algo sonrojado aparta la mano de ella) Si quieres podemos ir al parque de aquí al lado. 

Los dos juntos fuimos al parque, era un escenario tranquilo y muy bonito lleno de cerezos en flor. 

Shira- ¡Ala! cuantas flores es igual que el jardín de mi palacio (corriendo sin mirar). 

Mas animada corrí mirando aquel mundo hasta que sin darme cuenta tropecé con un chico que andaba por el parque de espaldas a mi y sin querer lo tire al suelo, el se levando muy cabreado y se giro hacia mi.

Desconocido- oye tu mira por donde vas (cogiéndola por la muñeca) 

Shira- Ah... (Mira asustada en dirección su compañero reclamando su ayuda).

Ahito- Oye que haces suéltala, no ves que ha sido un accidente. (El otro lo mira algo mas calmado y se marcha refunfuñando y espolsándose la ropa) ¿Estas bien? 

Shira- (lo abraza) Sí gracia. 

Entonces como es costumbre en mi juego le di un beso en la mejilla en agradecimiento pero en lugar de ganar puntos y pasar al siguiente nivel el agacho la cabeza mirando el suelo con la cara roja. 

Shira- ¿Qué te sucede? no lo entiendo, no consigues puntos de bonificación!?

Ahito- (Mirándola confuso) ¿Qué? *aun sigue con lo del juego* Oye déjalo ya la broma al principio tenia gracia pero ya es demasiado.

No comprendía que era lo que le molestaba yo tan solo le había echo una pregunta. 

Shira- ¿Qué broma? 

Ahito- (Gritando un poco) Lo de que perteneces a un videojuego. (Imitando su voz) Hola soy la princesa Shira ayúdame a pasar de nivel.

Shira- Eh... no me crees (Con los ojos llorosos) Entonces porque me ayudaste... era mentira, te demostrare que no te miento. 

Muy convencida de lo que hacia le cogí del brazo arrastrándolo de vuelta a el camino donde las bestias acorazadas pasaban a gran velocidad (coches) le solté del brazo y en cuanto vi pasar a una de las bestias crucé abalanzándome contra ella, mi cuerpo salio disparado por el golpe, uno de mis brazos se separo de mi cuerpo y salio disparado hacia donde el se encontraba paralizado viendo como mi sangre escapaba de mi salpicándolo todo, incluso a el mismo. Totalmente traumatizado se dejo caer al suelo mareado mientras la bestia huía del escenario del crimen.
El comenzó a llorar aterrorizado cuando mi cuerpo tirado en medio de la calle se volatilizo volviéndose transparente y al instante volví a aparecer de una pieza a su lado. 

Ahito- (Temblando) *Porqué ha echo eso!?*

Shira-¿Ahora me crees? (Apoyándose en su hombro) 

El me miro con los ojos muy dilatados y se giro bruscamente buscando mi cuerpo tirado en el suelo.

Ahito- (Levantándose para verla) ¿Qu-qué tipo de broma es esta? n-no es posible!?

Shira- ¿Qué te pasa? 

Ahito- (Gritando) Que quieres que me pase si acabo de ver como te atropella un coche y de repente estas a mi lado!? (Agarrándola de los brazos) No vuelvas a hacer eso. 

Shira- No te preocupes tengo diez vidas solo perdí una (Lo abraza para que se tranquilice). 

Nos quedamos allí parados en silencio abrazándonos hasta que note como algo pequeño y frío caía sobre mi y me aparte de el para verlo.

Shira- (Mirando al cielo) ¿Qué es eso? 

Ahito- Es lluvia *Supongo que en el mundo de su juego la lluvia no existe* Será mejor que nos vayamos si no nos queremos mojar. 

Los dos juntos comenzamos a andar siguiendo unos cuantos caminos casi desiertos. 

Shira- ¿Porqué huimos de la lluvia, no parece peligrosa? 

Ahito- Por nada en absoluto, es solo que puedes resfriarte. Ven nos escondemos en ese portal hasta que pare. 

Entramos en el portal de un edificio de pisos y nos quedamos allí por un rato esperando que parase de llover,  un intenso brillo se movió zigzagueante por el cielo antes de desaparecer seguido por un fuerte estruendo y por el repentino sobresaltó no pude evitar dar un salto hacia atrás y mirarle demandando una explicación a aquel suceso. 

Ahito- No te preocupes, tienes tantas posibilidades de que te caiga un rayo encima como de...  no se.

Shira-¿Como de salir de mi juego? 

Ahito- Mm,  sí. 

Shira-Esto mm... (Señalándolo)

Ahito- Oh claro es cierto todavía no me había presentado, me llamo Ahito.

Shira- Oye Ahito, ¿te puedo preguntar algo? 

Ahito- ¿El qué? 

Shira- Pues es que no entiendo, si cuando te pedí ayuda no creíste lo que te conté, ¿por qué me dijiste que me ayudarías? 

El entonces se puso rojo de nuevo y se quedo mirando sus pies. 

Ahito- Eso ahora no importa tenemos que encontrar la forma de que vuelvas y además deberíamos tratar de recuperar la vida que perdiste antes cuando te atropellaron, no vaya a ser que si te quedad sin vidas aquí mueras para siempre. 

Ambos nos quedamos allí durante horas pero la lluvia se intensificaba cada vez mas y empezaba a anochecer. 

Ahito- (Cogiéndola de la mano) Ven Shira. 

Shira- (Se gira para mirarle) ¿Mm? 

Ahito- Será mejor ir a mi casa, no vivo muy lejos de aquí y no podemos pasar la noche aquí, seria peligroso.
Shira- (Asintiendo) Vale. 

Ahito y yo salimos corriendo bajo la lluvia pero no sirvió de nada correr, cuando llegamos a su casa la ropa me pesaba por la gran cantidad de agua que había absorbido y la falda se me pegaba a las piernas haciéndome mas difícil caminar. 

Ahito- (Mirando por la ventana) Será mejor que mi madre no nos vea entrar, ven conmigo. 

Le seguí asta el jardín trasero de su casa y el abrió una de las puertas corredizas.

Ahito- Corre sígueme. 

Entonces a oscuras empezamos a caminar por un pasillo y luego subimos las escaleras asta que entramos en un cuarto y  ya allí Ahito encendió la luz. 

Shira- Oye Ahito tengo frió.

Ahito- Dame un segundo ahora volveré, no hagas ningún ruido. 

Shira- Sí. 

Como mi ropa estaba cubierta de agua cogí mi falda y la apreté con las manos para escurrir el agua pero cuando Ahito volvió se enfado con migo por haber mojado el suelo.

Ahito- Toma (Dándole una toalla). Sécate te dejare un pijama. 

Ahito me dio una camiseta y unos pantalones de deporte un poco grandes y se marcho de nuevo de la habitación durante un rato. 

Ahito- (Llamando a la puerta) ¿Ya te as cambiado? 

Shira- (Abriendo la puerta) Sí. 

El entro y los dos nos quedamos en silencio escuchando como todavía llovía, yo me acerque a la ventana y me quede viendo como un gato corría buscando refugió y luego me volví hacia Ahito que ahora estaba sentado en la cama mirando el suelo concentradamente.

Shira- Oye ¿Ahito? 

El no me respondió hasta que me senté a su lado y dio un salto en su sitio. 

Ahito- (Frotándose los ojos) ¿Qué pasa? 

Shira- Es que he pensado ¿como crees tu que es posible que yo saliera del juego y que los demás personajes no? 

Ahito- Tal vez debías hacerlo. 

Shira- ¿Qué quieres decir? 

Ahito- Que tal vez haya algo que debes hacer aquí. 

Shira- Puede, pero ¿me prometes una cosa? 

Ahito- ¿Qué cosa? 

Shira- Ahora que estoy aquí sola si me sucede algo quiero que tu me ayudes, ¿lo harás? 

Ahito se quedo distraído de nuevo por un rato hasta que creí que se había dormido pero entonces se rió y me respondió. 

Ahito- ¿Acaso tengo otra opción? 

Yo no dije nada y apoye mi cabeza en su hombro, los ojos se me cerraban solos y soy incapaz de decir con exactitud cuando sucedió pero al poco los dos nos dormimos por el cansancio. 

***

Me encontraba rodeada de almohadas y suaves sabanas la luz entraba por la ventana mientras un pajarillo daba golpecitos con el pico en el cristal de la ventana, me incorpore levemente y vi a Ahito que dormía tranquilamente agarrado a mi brazo, no se porque pero me gustaba estar así, volví a recostarme y abrace a Ahito. 

Mama de Ahito- (Gritando desde el piso inferior) Hijo baja ya, vamos, a desayunar!
Vamos no me hagas subir. 

Ahito dio un respingo y me empujo al suelo como loco. 

Shira- (Desconcertada) Pero ¿qué haces? 

Ahito- (Empujándola para que se escondiera en el armario) Deprisa no pueden saber que estas aquí. 

Shira- Pero... 

Ahito- Si mi madre se entera de que as pasado aquí la noche me meteré en un buen lío, quédate ahí hasta que yo vuelva no salgas para nada entendido. 

Ahito cerró las puertas del armario y me quede a oscuras de nuevo igual que el día anterior cuando desperté en la sala de los mundos. (Sala de juegos arcade) 

***
(Ahito Pov. On)

Baje corriendo las escaleras, mi madre se encontraba a punto de subir cuando me vio bajar y me miro algo molesta. 

Mama de Ahito- ¿Ahito se puede saber a que hora volviste ayer?
Ahito- Ah, mama veras es que como se puso a llover me quede un rato en casa de un amigo. 
Mama de Ahito- ¿Un amigo? ¿Quien? 

Ahito- Quien va ha ser, pues Koichi claro. 

Mama de Ahito- Ya bueno la próxima vez podrías avisar. 

Ahito- Ya lo se pero se me quedo el móvil sin batería y el cargador de el móvil de Koichi no era compatible con el mío. 

Mama de Ahito- Bueno no importa vamos a desayunar. 

Me comí rápidamente una tostada y subí corriendo a mi habitación para ver a Shira que seguía esperándome en el armario y debía de estar incómoda y seguro que tenia hambre. 

Ahito- Shira ya puedes salir, te he traído algo de comer vale. 

Ella abrió la puerta del armario y me miro algo pesarosa. 

Ahito- ¿Qué te pasa? 

Shira- no lo se, pero he perdido unas cuantas vidas sin ni siquiera moverme.

Ella junto las dos manos y las abrió hacia arriba dejando ver un brillo blanco tras el cual se veía una fila de diez corazones y tres de ellos apagados en negro. 

Ahito- toma a lo mejor comer te ayuda (dándole un trozo de pan)

Shira se comió el pedazo de pan algo desganada pero no hizo ningún efecto.

Ahito- ¿No funciona que vamos a hacer? 

***
(Shira Pov. On)

En ese momento la madre de Ahito dijo desde detrás de la puerta que se marchaba a dar una vuelta por el mercado y yo asustada por si entraba me eché sobre Ahito alarmada pero el me agarro y me hizo callar mientras se despedía de su madre. 

Ahito- Vamos a ver, ¿qué utilizas en tu juego cuando pierdes vidas? 

Shira- pues como cerezas de bonificación o si es un poco más grave me baño en el lago de agua sanadora. 

Ahito se sentó en su escritorio y se quedo mirando fijamente un punto indefinido de la habitación. 

Shira- (Agarrándole por detrás) ¿Qué piensas Ahito? 

Ahito- Creo que tal vez un baño pueda servir, ven sígueme. *no estoy seguro pero a lo mejor el agua caliente funciona además no hay cerezas* 

Ahito me llevo hasta una habitación donde había una gran fuente, el abrió el grifo y la empezó a llenar de agua. 

Ahito- ya esta, prueba a ver que tal. 

Entonces yo me metí en la fuente pero Ahito empezó a dar gritos y tirar de mi brazo. 

Ahito- He he pero que haces, no mojes la ropa,  tienes que quitártela primero, y recuerda el champú es para el cabello y el gel para el cuerpo ¿vale? 

Shira- Mm, sí vale. 

Ahito salio de el baño y yo empecé a bañarme tranquilamente, era muy  diferente a los baños de agua sanadora esta era suave, cálida y muy relajante entonces volví a visualizar la barra de corazones y  esta vez todos se encontraban iluminados en su habitual color rojo, entusiasmada salí de la bañera chorreando todo el suelo de agua. 

Shira- (Gritando feliz) Mira Ahito ¡ya estoy bien!

Ahito salio de la habitación y me miro con incredulidad. 

Ahito- Pero que haces, (sonrojado sin mirarla directamente) no puedes pasearte desnuda por la casa. 

Ahito agarro una toalla y me la tiro encima diciendo que me cubriera y se marchó dejándome sola de nuevo en su cuarto.

***
 (Ahito Pov. On)


Ahito- *pero se puede saber que es lo que pasa por su cabeza, como se le ocurre *

Cogi un viejo vestido de mi madre y volví para dárselo a Shira. 

***
(Shira Pov. On)

Shira- Ahito ya estoy (Asomándose por la puerta) 

Ahito- toma póntelo deprisa tenemos que devolverte al juego antes de que mi madre vuelva a casa. 

Yo asentí sin decir nada pero debo admitir que el echo de que Ahito tuviera tanto interés en librarse de mi me dolió un poco. 
Los dos nos marchamos en dirección al salón de juegos arcade pero cuando llegamos la puerta estaba cerrada y había un cartel donde decía que permanecerían cerrados por vacaciones. 

Ahito- Oh venga ya (frustrado). 

Algo dolida me quede mirando al suelo y empecé a caminar en dirección al parque del otro día. 

Ahito- He (Girándose al verla marchar) ¿Donde vas? 

Shira- (Cabizbaja) No lo se.

Ahito- Oye ¿te encuentras mal? 

Shira- No si... no lo se.

Ahito- venga cuéntamelo. (Agarrándola de la mano) 

Shira- es que yo desde que he salido de mi mundo me siento diferente no sabría decirte. 

Ahito- quieres decir que constantemente igual te sientes feliz que triste sin saber porque. 

Shira- Síí, osea no entiendo porque dependiendo de que digas me siento bien o mal. 

Ahito- Eso es fácil (Poniéndose rojo).

Shira-¿A sí? (Mirándole interrogante).

Ahito- Eso es porque confías en que sienta lo mismo que tu. 

Shira- No estoy segura de entenderlo. 

Ahito- No importa, es complicado. (Abrazándola) 

Shira- Y otra cosa, ¿porqué te pones rojo? no lo comprendo.

Ahito- Ah... 

En ese momento un grupo de chicos se acercaron a nosotros distrayéndonos de la conversación. 

Koichi- Hey, Ahito (Saludándole) 

Minami- Como estas. 

Tomoya- Y ¿ella quien es? 

Shira- Como que ella, para tu información yo soy... 

Justo en ese momento Ahito me tapo la boca con su mano.

Ahito- Nadie solo es una amiga. 

Yo me enfade por su interrupción y le mordí la mano. 

Ahito- Aah (La arrastro hasta un rincón mientras se agarraba la mano que le mordió). No puedes decirles que vienes de un videojuego pensaran que estas loca. Venga volvamos antes de que empiece a conspirar sobre nosotros. 

- Mientras tanto -

Minami- Yo creo que es su novia y no nos lo quiere decir. 

Koichi- Imposible, Ahito con novia, ¡venga ya! 

Tomoya- Pues a mi me suena de algo, estoy seguro. 

Ahito y yo volvimos y sus amigos me sonrieron cómplices. 

Ahito- bueno, ella es Shi.

Shira- espera un momento como que... 

Ahito me miro pidiéndome que no dijera nada.

Ahito- Este es Koichi.

El chico al que menciono se acerco y me saludo alegremente, tenia unos lindos ojos verdes y el pelo algo despeinada de color rubio claro y unas pequeñas mechas rosadas en el fleco. Yo le salude y le sonreí de igual manera. 

Minami- Hola yo soy Minami, encantada (Tendiéndole la mano).

Era una chica un poco baja, sus ojos violáceos estaban cubiertos por unas gafas de pasta fucsia y su cabello estaba dividido en dos pequeñas coletas bajas del color de la oxidiana (negro).

Tomoya- Hey, que callado te lo tenias. Yo soy Tomoya haa haaa (abrazando a Shira y Ahito) 

Shira- He, h-hola... 

El ultimo chico era el mas alto de todos no paraba de reír constantemente y siempre hablaba gritando. Sus ojos eran marrón café y su cabello algo largo y negro. 

Shira- Oye Ahito, ¿de que habla? 

Ahito empujo a Tomoya y le dijo que se callara.

Ahito- Ah esto, Koichi si te encuentras a mi madre y te pregunta que tal lo de ayer tu finge que sabes de que habla y dile que sí, que estuve en tu casa. 

Koichi- Uuh, en mi casa, ¿qué estuviste haciendo?

Tomoya- como sigas poniendo siempre a koichi como excusa al final todos creerán que esperas ser algo más que su amigo (riéndose de Ahito)

Ahito se enfado y le dio un empujón a Tomoya al tiempo que veía fijamente muy cabreado a Minami que se reía por el comentario de su amigo. 

Ahito- ¡Sois idiotas! 

Tomoya- Por eso eres nuestro amigo (fingiendo ser idiota) haa ha haa. 

Koichi- Por cierto íbamos a ir a tu casa para preguntarte si querías venir a los recreativos, ¿te apuntas? 

Me alarme y agarré a Ahito del brazo para llamar su atención.

Shira- (Hablándole a la oreja en voz baja) Ese sitio del que hablan es donde se encuentra mi mundo!? 

Ahito- Sí pero tranquila no pasa nada. 

Shira- Pero tu dijiste que...

En ese momento sus amigos se quedaron mirándonos y Ahito volvió a ponerse rojo como tantas otras veces, pese a que solo le conocía del día anterior.

Shira- *Tengo que averiguar como funciona ésa habilidad, ¿para qué servirá ponerse rojo?? *

Ahito se enfado de nuevo por las insinuaciones de sus amigos pero al final si que fuimos a la sala de los mundos (videojuegos) aunque a una diferente ya que la otra permanecería cerrada por un tiempo.
Entonces vi por primera vez algo que no lograba entender, allí mismo avía una máquina de arcade exactamente igual que la mía con el mismo letrero rojo "Shira's rescue”.

Shira- MIRA AHITO!!

Ahito-¿Qué? 
 
Yo señale la consola totalmente sorprendida esperando que Ahito supiera que era lo que estaba pasando. 

Ahito- solo es una consola, además ahora la están usando. 

Desconocido- Oh qué venga ya, esto es lo peor. 

Ahito- ¿Qué pasa?

Desconocido- El juego se a estropeado, a desaparecido la princesa Shira y en el arcade de mi barrio también a pasado lo mismo, yo paso de este juego.

Yo me marche confundida mientras Ahito hablaba con el chico que jugaba con la consola.

***

Ahito- *Entonces Shi es única, no hay copias, si ella sale del mundo de su juego desaparece en todas las consolas* Oye Shi...  ¿Donde se a metido? 

Ahito vio como salía del salón y me siguió asta la calle.

Ahito- ¿Shi qué te pasa? 

Shira- (Con los ojos rojos tratando de no llorar) No me llames Shi soy la princesa Shira... (Agachando la cabeza) Ah que importa no soy real, solo soy un diseño y por si eso no fuese suficiente ni siquiera soy yo, soy una maldita copia. 

Ahito- No Shi, quiero decir Shira, no es así eres única. 

Yo levanté la mirada y me quede en silenció viendo a Ahito y negué con la cabeza. 
Shira- Solo lo dices porque te doy pena. 

Ahito- No es cierto lo he comprobado, dicen que hace varios días que tu as desaparecido en las consolas de toda la cuidad. 

Shira- Eh... (Levanto la mira por unos segundos y volvió a llorar en silencio) 

Ahito- ¿Pero qué te pasa Shira? 

Shira- No lo se pero... pero tu... 

Ahito- Otra vez, ¿sigues creyendo que no me importas? 

Ahito me agarro y me abrazo, era tan cálido y  agradaba incluso con el día tan calurosos que hacía, de nuevo aquella sensación me invadió, no quería separarme de el pero ¿porqué?
El seco mis lágrimas y me obligo a mirarle. 

Shira- Ahito yo, no quiero volver... quiero estar contigo. 

Por primera vez fui yo quién se puso roja y no el aunque sigo sin entender bien el porque. 
Ahito se quedo en silencio viéndome sin soltarme de su abrazo y suavemente acarició una de mis mejillas. 

Ahito- Ya, no llores más. 

El me soltó y yo le agarre del brazo para que no se apartara de mí pero en lugar de abrazarme acercó su rostro al mió y me dio un beso fugaz.

Ahito- yo también te quiero. 

FIN, a no ser que alguien reclame una continuación…...

y si alguien se molestara en comentar lo agradecería mucho.

Sayonara <3

2 comentarios:

  1. Tengo que averiguar como se usa esa habilidad... ¿para qué servirá ponerse rojo?
    Me parto con eso y lo de la bañera ;D

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes un estilo sencillo pero que atrapa con esos momentos de humor tan encantadores, sigue ^_^

    Te invito a mi iniciativa Reflejos http://inkwand.blogspot.com.es/p/reflejos.html que pretende ser un listado de Blogs literarios.

    Besos de tinta

    ResponderEliminar